El andar tierras y comunicarse con diversa gente hace a los hombres discretos. Miguel de Cervantes
Falta
Isla de Muhu / Estonia
Hotel Pädaste Manor

Cuando la naturaleza lleva siglos intentando luchar contra el hombre, esta, a veces, en un acto de benevolencia, nos permite poder vivir y visitar lugares que durante siglos se han convertido en verdaderos santuarios. Esto es lo que ocurre en la Isla Muhu, donde se encuentra el hotel Pädaste Manor, en Estonia.

  • Hotel Pädaste Manor Hotel Pädaste Manor Isla de Muhu / Estonia
  • Hotel Pädaste Manor Hotel Pädaste Manor Isla de Muhu / Estonia
  • Hotel Pädaste Manor Hotel Pädaste Manor Isla de Muhu / Estonia
  • Hotel Pädaste Manor Hotel Pädaste Manor Isla de Muhu / Estonia
  • Hotel Pädaste Manor Hotel Pädaste Manor Isla de Muhu / Estonia
  • Hotel Pädaste Manor Hotel Pädaste Manor Isla de Muhu / Estonia
     
1 comentarios
Imprimir Aumentar/disminuir tamaño fuente Traducir Comentar Compartir en Facebook Compartir en Twitter Google Plus RSS

A tan solo dos horas de Tallin, la capital de Estonia, puedes caminar por verdes prados que han sido cuidados con mimo durante cincuenta años. En este entorno natural de incomparable belleza puedes disfrutar de veintitres tipos diferentes de orquídeas, del paso de las aves migratorias y los alces que pasean con toda tranquilidad, mientras tomas un té tranquilamente en la terraza de un hotel que ha sabido mantenerse tan tranquilo como la vida que le rodea en la isla de Muhu.

UN POCO DE HISTORIA
El edificio donde se erige el Hotel Pädaste Manor data del siglo XVI, aunque algunas de las paredes, todavía visibles en la casa, son del siglo XIV.
Después de haber pasado por muchas manos, el Baron Axel von Buxhoeveden trajo un poco de esplendor a esta isla baltica, al ofrecer en los veranos actos culturales en la casona hoy convertida en hotel. Hizo la promesa de que cada vez que viajara a un país extraño traería consigo un árbol al parque del Señorío Pädaste y ahora podemos gozar de todo un bosque.
Durante el periodo soviético, este hotel se convirtió en cuartel general, despues en centro de distribución pesquero, etc… hasta que, finalmente, en los ochenta, se restauro y acondiciono convirtiéndose en uno de los hoteles más selectos y lujosos de todo el Báltico.

EN LA VARIEDAD ESTÁ EL GUSTO
El hotel ofrece tres maneras diferentes de alojamiento. La primera de ellas en el edificio principal, la llamada Casa Señorial, que después de dos años trabajando en su mejora nos obsequia con unas magníficas vistas del Báltico que rehacen cualquier espíritu quebrado. Se trata de un establecimiento que goza de 14 habitaciones exquisitamente decoradas y donde la mixtura de elementos modernos y antiguos se recrea de tal manera que no ofrece ninguna extrañeza al huésped.
Otra modalidad de hospedaje reside en la llamada Casa de Carruajes, lugar donde antiguamente se guardaban las calesas y los caballos de los barones. Alli se han dispuesto 7 habitaciones más, todas ellas, dotadas de balcón y con vistas al parque. En la planta baja de esta casa de doble altura, han construido un salón descanso con chimenea, que podría llevarnos a pensar que es parte de nuestra propia casa.
Para finalizar, en cuanto a acomodaciones, podemos alojarnos en la Granja Privada. Un antiguo caserío que ha sido restaurado de manera exquisita, respetando al máximo su estructura antigua y decorada con muebles de época. Posee jardín privado, acomodación para 2 o 6 personas, salón, biblioteca y sobre todo tranquilidad... con toda la comodidad y privacidad que uno espera en estos lugares de descanso.
El hotel dispone, tambien, de un lujoso spa (salud per aqua) hecho a la medida de los clientes, donde ellos pueden elegir qué tipo de tratamiento desean tomar, siempre aconsejado por los profesionales que trabajan en el hotel. Aguas, saunas, masajes, tratamientos para el cuerpo y el alma, que pueden ser completados, más tarde, con una visita a alguno de sus restaurantes a elegir.
Alexander, por ejemplo, es un elegante restaurante, nos ofrecerán lo mejor de la cocina estona, siempre con productos de temporada, mientras se admira el jardín de invierno desde la Casa señorial. Tambien podemos visitar el bar o, algo menos informal, el Sea House Terrace, donde podremos cenar o tomar algo, viendo como el sol se pone.
El Padaste Manor es, pues, un lugar en plena naturaleza, donde el ritmo de vida lo marca ella misma y donde el huésped tendrá que olvidarse de que existe un mundo más allá de la perfecta visión de campos verdes y un mar Báltico que ofrece todo su esplendor en cualquier época del año. Sea helado, o no.


FICHA PRÁCTICA

Ver mapa más grande
Dirección:
Pädaste Manor
Muhu Island - 94716 Estonia
Telf.:+372 454 8800
email: info@padaste.ee

Habitaciones Tanto en las 13 habitaciones de la Casa Señorial, en las 10 de la Casa de Carruajes y en la Granja encontrarás una habitación con todas las comodidades y últimas tecnologías para entretenerse. Un equipo de sonido Bose, televisión de plasma Sony Brave, PS3 con BlueRay, internet.

Servicios: Paseos a caballo, en bicicleta, juegos de mesa, petanca, bicicletas en el agua y excursiones por la isla…no te olvides su servicio exclusivo de Spa. Allí los tratamientos más modernos se combinarán con los tradicionales para darlun descanso a nuestro cuerpo y sanar nuestra alma.

Compartir es vivir

Este reportaje ha sido leído por 3278 personas
Si te ha gustado este hotel, compártelo entre tus ciber@amigos en:



COMENTARIOS

Magnífico recuento de la que fue casa de mi bisabuela Angélica de 1902 a 1947, luego de la cual la alquiló, hasta su fallecimiento en 1973, a la familia Saenz. Mi abuela, a su vez, se la vendió a los Sáenz en 1974. Sólo dos detalles. Ella fue Mujer de Nicaragua y de las Americas, no en 1949, sino en 1958. Saludos


Dejado por: Guillermo Perez-Arguello
El 10/05/2014
AÑADE TU COMENTARIO
Escribe tu nombreNombre
Falta tu mailFormato no válido
Escribe tu comentario
Portada | Blog de viajes | Aviso legal | Acerca de | Contacto | Política de privacidad | Xcriptum Producciones A2 S.L - 08222 TERRASSA (BARCELONA) | Usuarios online
Reducir tamaño del texto Aumentar tamaño del texto