Un viaje es como el matrimonio. Uno se equivoca si piensa que tiene todo controlado. John Steinbeck
Falta
Destinos / Croacia
Zagreb
Equilibrio perfecto

Quien a la llegada a Zagreb espere encontrar una ciudad fría, gris, con ese aire de represión que caracterizaba las ciudades de las antiguas repúblicas soviéticas, se equivoca. La capital croata ha sabido salir de su historia más oscura, de los recuerdos más desagradables y se encuentra en un proceso que espera culminar con la entrada en la Comunidad Europea. Y no me sorprende, porque los croatas siempre se han sentido parte de Europa y nunca de otro lugar, más que de Croacia.

Texto: Patricia Hervías Fotos: Josep Guijarro


  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
     

marzo 2010 1 Comentarios

Imprimir Enviar a un amigo Estadísticas Aumentar/disminuir tamaño fuente Traducir Votar Convertir en Word Comentar Compartir en Facebook Compartir en Twitter Google Plus RSS

Croa
cia está situada en un lugar que algunos podrían llamar encrucijada, un paso entre el mar Adriático y Europa central. Aun pareciendo algo poco importante a primera vista, para los croatas ha sido punto crucial para hacerles sentir que siempre han sido un país independiente, con fuerza y un carácter propio.
A veces Zagreb se ha sentido dejada de lado a favor de la costa croata olvidando que en esta ciudad la moda, la gente, el arte y la vida caminan a un ritmo excepcional y demuestra que sus habitantes han superado con creces el dramatismo de una guerra injusta que tuvo como escenario esta tierra hace una década. Zagreb, sin lugar a dudas, es parada obligada para cualquiera que desee conocer Croacia.
Esta metrópoli se dio a conocer al mundo en el siglo XVI cuando dos núcleos poblacionales, situados en las laderas de los montes Medvednica, después de muchos años de enfrentamientos, decidieron unirse; Kaptol, que fue fundada en 1094 como sede episcopal y el mercado fortificado de Gradec. Después de múltiples luchas contra los turcos, en 1718 Zagreb se convirtió en la capital del reino Croata.
Hoy es una urbe que se encuentra entre la tradición y la modernidad. Grandes y flamantes tiendas, se amontonan en las calles comerciales de esta ciudad conocida por sus guerras y no por sus “inventos”... o inventores, porque aun a pesar de que Nikola Tesla (una de las mentes más brillantes de la historia de la Humanidad, el cual patentó más de 700 inventos que incluyen las bases del sistema de televisión, la radio, el microondas y el polémico sistema de defensa estadounidense conocido como “la guerra de las galaxias”), no era natural de Zagreb, las autoridades mantienen su memoria como parte más de un ciudadano que vivió unos años y estudió en la capital croata. O la invención de la hoy en día valorada corbata, que es una derivación de la palabra Croacia, aludiendo a los pañuelos que durante la época napoleónica llevaban los oriundos de este país anudado a su cuello, regalo de sus novias. Son muchos los pequeños detalles que llaman la atención de esta pequeña capital con un millón de habitantes.

Caminando por el centro
Cuando se camina por la calle Praska sorprende sobremanera la amplitud de los parques que, a mi derecha, se van abriendo. Era parte de uno de los brazos de lo que se ha dado en llamar La Herradura Verde. Una serie de zonas naturales con palacios y mucha vegetación, que acoge al visitante en un gran abrazo ecológico a medias entre un museo al aire libre y una gran zona natural donde los ancianos se sientan en cualquiera de sus bancos a lo largo de varias manzanas en las que teatros, museos y demás se presentan frente a nosotros. Desarrollada a finales del siglo XIX, Zagreb rezuma cierto olor a Praga, Budapest a Viena. Y su color es el tenue amarillo que, al caer la luz del sol, parece desprender esa calidez con la que te da la bienvenida.
Quizás no sea tan imponente como otras capitales de la Europa del Este, pero tiene un encanto que la hace acogedora. Tal vez por la cercanía de la gente, o por sentir que es una ciudad al alcance de la mano.
Camino en dirección al centro neurálgico de la ciudad y me sorprende encontrar un café en el interior del Museo Arqueológico. No hay lugar mejor para hacer un alto en el camino que degustar un café rodeado de columnas, capiteles y jardines.
Las calles de Zagreb, en verano, rebosan vida y admito que hasta me siento un poco achicada. Ya no sólo por la altura de las mujeres, que son altas, muy altas, sino también el estilo con el que se engalanan para ser vistas por todos. Me he trasladado a la plaza Petar Preradovic, que recibe este nombre por el monumento que allí se erige a este poeta lírico y patriótico que fue, también, general del ejército croata-austríaco durante la segunda mitad del siglo XIX. El enclave es conocido, también, como la plaza de las Flores, ya que a diario las floristas la llenan de colorido. La plaza alberga también una pequeña iglesia ortodoxa, la llamada Reencarnación del Señor. Aunque la agradable sorpresa viene de la mano de los locales que se encuentra en las vías adyacentes, una nube de sombrillas que delatan muchos establecimientos a pie de calle. Una vida que como en otras capitales de la Europa del Este, sobreviven durante el periodo estival y se extinguen con el frío invierno.

Terrazas llenas
La plaza Ban Josep Jelacic se ha convertido con el paso del tiempo en centro neurálgico de los habitantes de Zagreb. Debe su nombre al fundador de la ciudad. Dicen que un día, Jelacic paseaba con su caballo y sediento, se detuvo ante una joven a la que le espetó: “Mandušo, Zagrabi” que podría traducirse como Manduša, coge agua. Por eso la fuente recibe el nombre de Manduševac y el lugar Zagreb. Curioso ¿verdad?
Continuo mi camino hacia la ciudad medieval: Kaptol, la cual está dominada por la Catedral de la Asunción de la Virgen y San Esteban. Y aunque la iglesia es originaria del siglo XIII, varias destrucciones y hasta un terremoto, han hecho que tenga varios estilos definidos tanto en su interior como en el exterior. Hoy en día, esa parte de Zagreb, está repleta de casas de canónigos. Frente a la catedral, una magnífica escultura de la Virgen y cuatro ángeles con una fuente, presiden la plaza que más tarde dejaremos atrás para ir al ombligo de la ciudad: Dolac, la plaza donde se encuentra el mercado que, en realidad, es una ágora cubierta que tiene puestos de fruta y verdura. Su creación no es muy antigua ya que fue en 1926 cuando hicieron desaparecer una serie de callejuelas estrechas que dieron lugar a este espacio.
Me dicen que es fabuloso visitar la ciudad medieval de noche, iluminado por las luces. Y por ello, me dispongo a esperar a que el sol se oculte en otra de sus calles más transitadas, Tlalciceva. Esta vía, era conocida por los antiguos habitantes como Potok, el arroyo, ya que anteriormente era el riachuelo Medvešcak que separaba las dos ciudades de Kaptol y Gradec. Hoy en día está repleta de cafés, restaurantes y es usada como lugar donde se celerban muchos festivales. Espero con una pivo -cerveza en Croata-, a que se ponga el sol mientras una multitud de jóvenes pasa por delante de mí. Grandes gafas de sol, expresiones culturales en los cortes de pelo, en las ropas, algunas veces tenía la sensación de estar en una pasarela de moda con las últimas tendencias o viendo a la mismísima copia de Victoria Beckam paseando por las calles de Zagreb, ayudado por la música tecno que ambientaba la terraza donde tomaba algo. La moda no tiene fronteras y mucho menos cuando lo que se desea es enseñarla a los demás, o eso fue lo que me dejaron bien claro. Que cuando uno sale a tomar algo a un lugar, es para que le vean bien y sobre todo sus últimas adquisiciones en moda.

Ciudad con historia
Continúo el camino ya con la oscuridad acompañándome, mientras nos encaminamos a La Puerta de Piedra. Subo por unas escaleras tomadas literalmente por jóvenes que hacen botellón en una placita aneja y desemboco en la famosa puerta medieval, de la que queda muy poco dadas sus múltiples renovaciones y, sobre todo, por lo que cuentan de un gran incendio en 1731. Al parecer, todas las partes de madera de la misma se quemaron irremediablemente desapareciendo todo menos, o eso es lo que aseguran, un cuadro de la Virgen María con el Niño. Allí mismo le han construido un pequeño altar enrejado, en el cual la gente va a pedirle favores. Pero hay que hacer una pequeña parada a la salida, ya que nos topamos en la esquina con la segunda farmacia más antigua del país, la primera está en Dubrovnik.
Es casi fantasmal el espíritu de esta parte de la ciudad, del bullicio de la zona centro cambia a un ambiente sosegado, tranquilo, de silencio casi obligado que, en cierto modo recoge el espíritu, preparándonos para llegar a la centenaria plaza de San Marcos. Allí se erige la iglesia de mismo nombre. De su exterior llaman poderosamente la atención sus tejas multicolores que forman los escudos de Croacia, Dalmacia, Eslovenia y Zagreb. Cambios que se realizaron en el siglo XIX. Una plaza rodeada por el Parlamento Croata y los palacios del Ban (virreyes).

Cañones puntuales
Uno no puede abandonar la noche sin pasear por los alrededores de la torre de Lotršcak, donde las vistas por el paseo de Josep Jurja Strossmayer de la ciudad baja, impresionan. Hoy aun, al visitante sigue sobrecogiéndole como cada día a las doce un cañón dispara un tiro al aire para que los habitantes comprueben la exactitud de sus relojes, aunque su nombre, el de la torre, significa literalmente la campana de los ladrones, ya que a su vez la hacían sonar al anochecer, antes de cerrar las puertas de la ciudad.
Miro mi reloj y me dispongo a bajar por el tranvía cercano a esta torre, el Uspinjanca que desde 1891 conecta la parte alta con la baja, me dejará en la calle Ilica, centro de Zagreb. La gente sigue paseando de nuevo, ahora para reunirse a tomar unas copas. Quizás yo me una a ellos, Zagreb está viva.
GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

La forma más cómoda para llegar a la ciudad es a través de la compañía aérea Lufhansa que nos ofrece vuelos desde Barcelona o Madrid con destino a la capital croata. www.lufhansa.com

Requisitos de Entrada

Para viajar a Croacia sólo precisas pasaporte en vigor. En estancias superiores a 3 meses hay que pedir un visado.
La moneda es el kuna cuyo valor de cambio ronda 1 euro = a 7,1 kunas.

Qué ver
Museo Nacional de Zagreb, no se puede salir de la ciudad sin conocer su historia antigua. En este museo se puede ver desde la prehistoria hasta hoy en día. www.mdc.hr/mgz

Museo Arqueológico, son tres plantas llenas de historia que merece la pena visitar. Desde el antiguo Egipto, hasta piezas encontradas en el norte de Croacia. www.amz.hr

Museo de arte naive croata, es una pequeña introducción al arte Naive de la zona. Merece la pena conocerlo. www.hmnu.org.

Dónde salir
Uno de los locales más conocidos de la capital Croata es el llamado BP Club. En el centro de la ciudad, su dueño es uno de los músicos de jazz más famosos del país, Boško Petrovic, el mismo Art Farmer o Joe Pass han tocado en el lugar. Imprescindible.
C/ Teslina 7
web: www.bpclub.hr
Para un buen cocktail se aconseja pasearse hasta el Hemingway Lounge Bar, está al otro lado del teatro nacional. Tan conocido que se alquila muchas veces para fiestas privadas.
C/ Tgr Maršala Tita.
Web: www.hemingway.hr

Dónde dormir

Hotel Palace, una mansión secesionista que ha sido convertida en el primer hotel de Zagreb abierto en 1907. Es uno de los más elegantes de la ciudad, más de cien años después, y situado muy cerca de toda la zona visitable. Con un elegante trato y un restaurante más que pasable. Trg JJ Strossmayera 10
Telf: 0038514814611
web:www.palace.hr

Hotel Sheraton Zagreb, en pleno corazón financiero, es un lugar donde se va a encontrar todo lo que se busca. Un edificio que se ve desde todas partes de la ciudad. Cristal iluminado con una vista fantástica. Kneza Borne 2 Telf: 0038514553535
web: www.sheraton.com

Dónde comer

En el restaurant Pod Grickim Topom es uno de aquellos que tomó el dicho de Hilton “Localización, localización, localización”. Unas vistas maravillosas, en un ambiente autentico que se ve mejorado aun si cabe, por la comida. Lo mejor es que si pides pescado, te lo enseñan antes de ponértelo en tu plato. En la zona alta, al lado del tranvía que sube de la zona alta a la baja. En la C/ Zarmardijeve stube 5. Telf.: 0038514833607 Web: www.palace.hr

Si lo que nos gusta es picar algo rápido o comer las cosas que se comen en cada lugar, lo mejor es ir al Pinguin. Un sándwich bar que está abierto de 9 de la mañana a las 2 de la madrugada todos los días. Se sirven muchas de las especialidades que toman en Zagreb como albóndigas con pan, salchichas y en invierno castañas y vino caliente. Favorito de los trasnochadores.
C/ Nikole Tesle 7.
Telf.: 0038514814446

Más información

Oficina de Turismo de Zagreb
http://www.zagreb-touristinfo.hr/


Ver mapa más grande

Este reportaje ha sido leído por 5033 personas.

Si te ha gustado compártelo entre tus amig@s:


COMENTARIOS

Me gustó esta nota sobre el recorrido de la ciudad. Está escrita con mucha pasión tengo un viaje programado para allá a fin de año


Dejado por: Martha
Publicado el 01/05/2015


DEJA TU COMENTARIO
Escribe tu nombre.Se ha superado el número máximo de caracteres.
Escribe tu mail.Se ha superado el número máximo de caracteres.Formato no válido.

Se necesita un valor.

Escribe esta clave QULFgRrT para enviar tu opinión: Escribe la clave.No se cumple el mínimo de caracteres requerido.Se ha superado el número máximo de caracteres.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono.

Portada | Blog de viajes | Aviso legal | Acerca de | Contacto | Política de privacidad | Xcriptum Producciones A2 S.L - 08222 TERRASSA (BARCELONA) | Usuarios online
Disminuir tamaño Aumentar tamaño