Un viaje es como el matrimonio. Uno se equivoca si piensa que tiene todo controlado. John Steinbeck
Falta
Escapadas / Reino Unido
Londres
Entre la tradición y el diseño

La capital del Reino Unido es conocida por su flema, por su smog, por su circulación por la izquierda y, sobre todo, por la hora del té. Una tradición externa que, un pueblo como el británico, ha hecho suya como si fuera el Big Ben.

Texto: Patricia Hervías Fotos: Archivo


  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
     

Mayo 2014 0 Comentarios

Imprimir Enviar a un amigo Estadísticas Aumentar/disminuir tamaño fuente Traducir Votar Convertir en Word Comentar Compartir en Facebook Compartir en Twitter Google Plus RSS

L

a primera vez que se usaron las hojas del árbol del té en China fue hacia el 250 a. C. La idea era quitar el mal sabor que tenía el agua. El árbol del té ha conseguido convertirse en un elemento ritual desde entonces. Algunos de estos rituales son más espirituales que banales, otros, los más, parte de la cultura de una ciudad o un pueblo. Y esto es lo que sucedió en Inglaterra, cuya devoción por el té negro se ha convertido en parte de la cultura de una población en la que no existía ninguna distinción a la hora de consumir esa bebida. Seña de identidad que se ha quedado marcada en Londres, como parte de su idiosincrasia tan flemática y sujera a la leyenda negra del smog. Esa horrible niebla que llegó a matar a 4.000 personas en su peor momento y que ha pasado a la historia, pero no de la manera que esta bebida hizo... o hace.

La hora del té
La creación de aquel ritual llamado el "té de las cinco", que paradójicamente se toma sobre las cuatro, no fue algo casual como en China. En 1660, cuando la esposa del rey Carlos II se aficionó a esta bebida, extendió su gusto al resto de la corte. Comenzó así el comercio con Asia para importar al antiguo puerto de Londres los diferentes tipos de té que, almacenados en las "warehouses" situadas a orillas del río Támesis (ahora son lofts de alto standing) llegarían a todos los puntos de este país. Pero fue en el siglo XIX, cuando la duquesa de Bedford creó este revelaor ritual, ya que pensó que pasaba demasiado tiempo entre la comida y la cena sin tomar nada.
Pensando que había que rellenar ese espacio con algo, creyó que el té implementado con las pequeñas viandas que hoy conocemos como, entre otros, los sándwiches de pepeino, podría ser una "encantadora" forma de pasar el tiempo.
Pero, a pesar de los sabores, a veces cientos de ellos, que nos puede proporcionar esta bebida en la capital del Reino Unido, Londres está lleno de atracciones visuales. Repleta de lugares en los que parece que siempre has paseado y reconocido.
Y, exactamente fue lo que me sucedió a mí en la zona de Southwark, en el distrito central del Gran Londres. Esta zona -dicen- que es la que más se mueve, un lugar cosmopolita donde el cambio es contínuo y en cada una de las visitas que realizas, siempre encuentras algo nuevo por descubrir. Otras, como el caso de Bramah Tea and Coffee Museum, invitan a comenzar la jornada por la orilla del río Támesis con un English Breakfast tea, mientras repiramos un ambiente típicamente inglés.

Alrededor del Támesis
Me acerco cada vez más al río y el olor es peculiar. Sus aguas son oscuras y, a veces, parecen peligrosas mientras las recoremos. El camino que tomo para ir de un lado al otro, antes era de uso comercial. Allí era donde los barcos cargados de té llegaban de Asia, especialmente de la India y la antigua Ceilán. Alcanzando el famoso Hyde Park, me sorprendo del buen tiempo. La gente aprovecha cualquier ocasión para distraerse en esta inmensidad verde, en la que no sólo se pasea o se hace deporte, sino que se toma el sol mientras se realiza un picnic. Es casi inabarcable.
Para hacernos una idea aproximada, podemos decir que es más grande que el Principado de Mónaco, un lugar donde la cultura forma parte de la historia. Merece la pena visitar su famoso Speaker's Corner, en el que todos pueden hablar de los que les apetezca, siempre que la policía considere que su discurso no es demasiado irreverente. Suelen tener un poco de manga ancha.
Si caminamos hacia Picadilly street, tal vez tengamos la tentación de detenernos para conocer de qué manera se vive el té en ese "añejo" hotel de toda la vida: El Ritz, donde se dan cita desde los turistas despistados -entre las que yo me incluyo- ejecutivos y señoras de edad avanzada que pasan toda la tarde hablando de sus cosas, ataviadas con sus mejores galas.
A mi me apetece seguir avanzando para poder decir aquello de "yo también he estado allí", en el centro de Picadilly Circus. Esa intersección abierta en forma de plaza, está llena de pantallas de neón y es un punto de reunón para turistas y londinenses que van de compras, a ver una obra de teatro, etc...
Como aún no es de noche, toda la maravilla tecnológica de las pantallas queda deslucida por la luz solar. Y, por ello, sigo mi camino por la Mall Strand Fleet St. Quiero ir al puente del Milenio; el Millenium Bridge, pero aunque me encuentro en la orilla contraria, todo el mundo me ha dicho que las vistas de la Catedral de San Pablo desde el Southbank son impresionantes. Me encamino hacia el templo y me topo con una iglesia sorprendente, ya no sólo por su historia (aquí es donde se casaron Carlos y Diana) sino porque esta catedral del siglo XVII tiene la cúpula más grande después de San Pedro del Vaticano. Tampoco puedes dejar de ver la tumba de Lord Nelson, uno de los marinos más celebres de la historia y recordado por perder la vida en la batalla de Trafalgar.

De camino al Nuevo Milenio
Camino por el puente más famoso del milenio, diseñado por Norman Foster, que tiene dos títulos importantes en su haber; el primero, podría decirse que en cien años ha sido el único puente en construirse para pasar de un lado al centro y el segundo, que tiene el honor de ser el primero que sólo es usado para los paseantes.
Sólo en sus primeros tres días de vidda, transitaron por él más de  160.000 personas. Se tuvo que cerrar por problemas técnicos y se reabrió una año más tarde. Ya he llegado al otro lado y me giro. Admito que es una de las vistas más hermosas y sorprendentes que he visto de Londres. Aunque si contamos las diferentes formas de vestir de las tribus urbanas, no lo sería tanto. La vista de la cúpula de la catedral, bien ha merecido llegar a este lado de la orilla.
Mis pasos se aceleran situándome ya en la Rivera Bankside, allí nos espera el espectacular museo Tate Modern, enclavado en una antigua central eléctrica. Es la galería de arte moderno más importante del Reino Unico. Ha sabido conjugar la situación en la que se encuentra, en un enclave fantástico, con su alrededor, fundiendo lo nuevo con lo más tradicional. Y donde la memoria de unao de los literatos más universales se traslada al recuerdo actual, es el llamado Shakespeare's Globe Theatre. Y aunque no se ha conservado el real, es la reconstrucción exacta de un teatro construido en 1599, y no recrea en un lugar en el que Shakespeare escribió y representó la mayoría de sus obras. En su interior disfrutaremos de una exposición devota al mundo del escritor, en el que encontraremos piezas que van desde la época de la reina Isabel hasta nuestro días. 

Una mirada al cielo
Levanto un poco la mirada y observo unas torres que, poco a poco, toman forma. Camino hacia ellas y se van realzando ante mí para convertirse en la hermosa catedral anglicana de Southwark, levantada a orillas del Támesis. Se cree que tiene una antigüedad de mil años, aunque su estilo más significativo es el gótico. Su servicio siempre ha estado ofrecido a los menos bendecidos por los "hombres" y de la mano de estos religiosos, hospitales y necesidades básicas fueron subsanadas durante algún tiempo.
Recorro sus alrededores hasta el Potters Fields Park. Londres no es una ciudad abarcable en una mañana, ni siquiera en un par de días y las cosas se han de tomar con tranquilidad.
Las diferentes formas en las que he visto esta parte de la ciudad me hacen recordar que aún hay una de ellas que no he saboreado... Pongo rumbo al London Eye, la noria gigante, para dar vueltas que me permitan ver la ciudad desde lo alto... y de noche. 

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

Desde Madrid o Barcelona, casi todas las compañías te llevan hasta la capital del Reino Unido. Sólo has de decidir en qué aeropuerto londinense quieres aterrizar.

Requisitos de Entrada

Si quiere hacer la ruta del té de Londres, lo mejor es comprarse la Britain's Best Afternoon Tea donde hallaremos reseñados los mejores establecimientos y puntos de venta de todo el Reino Unido.

Dónde dormir

Qué mejor forma de pasar la noche en uno de esos lugares colmados de aromas clásicos. El Ritz London ofrece todo lo que esperas de un hotel de lujo.
The Ritz London
50, Piccadilly
Tel. + 44 20 7493 8181

Dónde comer

Podrás conocer el Palm Court, sala de té de El Ritz. Este famoso hotel, cuenta con uno de los salones más singulares y exclusivos de Londres.

Claridge es otro exclusivo hotel londinense, situado en la esquina entre Brook St. y Davies St., actualmente uno de los centros de té más reconocidos. Ofrece una variedad de más de 30 tipos distintos

Yautcha se encuentra en pleno Soho, la gran calidad de su servicio ha logrado que sea aceptado con rapidez por todos los amantes del té

Más información

Oficina de Turismo de Londres
www.visitlondon.com

Este reportaje ha sido leído por 4554 personas.

Si te ha gustado compártelo entre tus amig@s:


COMENTARIOS

No hay comentarios sobre este reportaje.
Se el primero en añadir el tuyo, tu opinión es importante.

DEJA TU COMENTARIO
Escribe tu nombre.Se ha superado el número máximo de caracteres.
Escribe tu mail.Se ha superado el número máximo de caracteres.Formato no válido.

Se necesita un valor.

Escribe esta clave N7rivVAk para enviar tu opinión: Escribe la clave.No se cumple el mínimo de caracteres requerido.Se ha superado el número máximo de caracteres.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono.

Portada | Blog de viajes | Aviso legal | Acerca de | Contacto | Política de privacidad | Xcriptum Producciones A2 S.L - 08222 TERRASSA (BARCELONA) | Usuarios online
Disminuir tamaño Aumentar tamaño