Un viaje es como el matrimonio. Uno se equivoca si piensa que tiene todo controlado. John Steinbeck
Falta
Grandes destinos / Nicaragua
Travesía por el río San Juan
De Solentiname a El Castillo

Sacudidas por el oleaje y rodeadas de tiburones de agua dulce, se extienden en las aguas del lago Nicaragua, las islas de Solentiname. 36 ignotas ínsulas que constituyen una joya natural y que sirvieron de punto de partida a una expedición que tenía por objeto llegar hasta la bella localidad de El Castillo. Un recorrido histórico por el río San Juan, catalogado como reserva de la biosfera.

Texto: Patricia Hervías Fotos: Josep Guijarro


  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
     

marzo 2010 0 Comentarios

Imprimir Enviar a un amigo Estadísticas Aumentar/disminuir tamaño fuente Traducir Votar Convertir en Word Comentar Compartir en Facebook Compartir en Twitter Google Plus RSS

Desd
e el aire todo se ve de diferente manera, y cuando la primera sensación de miedo se desvanece, uno comienza a relajarse y disfrutar del viaje. Era mi primer vuelo en una avioneta de hélice y Sofía, la responsable de comunicación de la línea de aviación TACA, me tranquilizaba. Todo con el único propósito de llegar a la ciudad de San Carlos, en Nicaragua. Luego lo entendería todo. El aeropuerto, en realidad, es una pista forestal sin asfalto que se abre camino entre la selva, a escasa distancia de San Carlos, en Nicaragua, una población que me llegó al corazón. A pie de pista nos aguardaba un desvencijado taxi para trasladarnos al embarcadero y es que nuestro destino inicial no era otro que el archipiélago de Solentiname. Desde allí recorrería, después, el río San Juan para terminar en la hermosa ciudad de El Castillo. Un recorrido apto para aventureros, con escasas infraestructuras turísticas pero que llega al alma de todo el que ama viajar.

Misa campesina
El taxista insistió que me sentara a su lado con la sonrisa cómplice de mis acompañantes. Juntos, recorrimos las embarradas calles de la ciudad, con casas muy humildes repletas de gentes encantadoras. Minutos más tarde, a bordo de panga (así es como llaman las barcas allá) pusimos rumbo a Solentiname. Situadas a media hora de San Carlos, estas 36 islas sólo son accesibles a través de las túrbias aguas del lago Nicaragua y se hicieron muy populares, décadas atrás, por la “Misa Campesina” de Carlos Mejía Godoy y los de Palacagüina. ¿Recuerdan?
En San Carlos se nos unió Margarita, una extremeña que está dedicada en cuerpo y alma a un hermoso proyecto llamado Araucaria XXI que vela por la conservación de la biodiversidad y el desarrollo sostenible en el Río San Juan.
Cuando nuestra barca se puso en movimiento, previne que el viaje sería algo más de lo que nunca hubiera imaginado. El calor era realmente agobiante; húmedo y pegajoso. Las oscuras aguas del río iban a dar paso a la gran inmensidad de lo que llaman lago Nicaragua, y cuyo nombre en nahualt es Cocibolca.
Con sus más de 40 kilómetros de extensión al cuadrado, los nicaragüenses lo apodan “el mar dulce” y es hogar de algunos tiburones. Se han llegado a encontrar dos especies, el tiburón Toro y el Sarda, que aunque son peces de agua salada, pueden permanecer hasta casi un año en el lago.
Dicen que, cuando el viento es fuerte o las tormentas se cierran sobre el lago, se torna muy peligroso navegar en sus aguas, pero el único viento que yo notaba, era el que la panga en su recorrido hacia Solentiname. Las aves salían a nuestro paso asustadas por el sonido de los motores, mientras sobrepasábamos alguna de las 36 islas, nos íbamos acercando a la primera parada: la isla Mancarrón que es, sin duda, la más grande del archipiélago y cuna de revlolucionarios.
Y es que si hay un icono de estas islas es el poeta y sacerdote marxista Ernesto Cardenal quien participó en la fracasada rebelión contra Somoza en 1954. Fue precursos de la teología de la liberación en América Latina abanderando que toda una revolución contra el sistema. Dispuso los bancos de la iglesia de forma circuar para que los lugareños discutieran y comentaran los Evangelios, hizo que el piso fuera de tierra y retiró a los santos. En su lugar, pidió a los niños que pintaran en las paredes escenas de la vida cotidiana. Así nació el Evangelio campesino que inspiraría a su amigo Carlos Mejía Godoy para su popular canción

La aventura del recuerdo
Hoy Cardenal sigue visitando las islas regularmente pero su iglesia permanece en pie como recuerdo de tiempos pasados. Se trata de Nuestra señora de Solentiname, un humilde santuario desprovisto todavía de iconografía y decorado por los niños campesinos. Además, sus asientos no están dispuestos en filas, como cabría pensar, sino que están colocadas en forma casi circular para poder hablar los unos con los otros mirándose a la cara. Eran finales de los 60 y la revolución estaba cerca. En esta isla aun se veneran a aquellos jóvenes que soñaron con la libertad, así nos lo asegura Esperanza, que vivió toda aquella “revolución” y rememora como de pequeña constató todo lo que conllevó a cambiar la mente de estos campesinos, para llevar una vida más digna.
Hoy aun se revive todos los domingos, aquella misa en la que los evangelios eran expuestos y despedazados desde la mirada del pueblo llano, de unos campesinos que, según palabras de Cardenal; “Sus comentarios son en general más incisivos que los de muchos teólogos, pero tan inocentes como los mismos Evangelios. Eso no es raro: los Evangelios, o ‘buena nueva’ (buenas noticias para los pobres) fueron escritos por y para gentes como ellos.

Artesanos por naturaleza
La vida en este Monumento Nacional, no fue, ni es, fácil. Escasea el agua potable, no hay electricidad -sólo la que generan las placas solares-, pero gracias a aquellas enseñanzas, estos habitantes comprendieron que su vida valía más que morir de hambre a causa de un simple constipado. Ahora, y con muy buen tino, viven de su propia labor artística creando pinturas primitivistas, naif, y modelando pequeñas figuras en madera de balsa. Por ello, en las humildes casas de la isla, siempre podremos encontrar a alguien de la familia que está trabajando en la madera o pintando. Cierto es que no tienen todas las necesidades cubiertas, pero la sonrisa y la amabilidad con la que nos trataron en todo momento nos proporciona un sentimiento único. Quizás Centroamérica sea así, un gran lugar lleno de sonrisas por descubrir, que aquel día y cerca de un anciano pintor que me enseñó como trabajaba hasta que se quedaba sin luz, se sentía el hombre más feliz del mundo al contar con una pequeña legión de curiosos que escuchaban sus historias contándonos cómo vendía sus trabajos, a algunos extranjeros que venían a la isla. Sabía que los exponían en algunos museos.
Aquella noche, nuestro cansancio rozaba límites insospechados, al igual que mi falta de apetito. Tal vez gracias al calor húmedo que nos acompañó todo el día. Y después de una larga jornada, nuestro sueño fue más que reparador.

En busca de Duendes
A la mañana siguiente, y tras un desayuno en el que probé el “gallopinto” (arroz y judías), y un revuelto con tomate, empredimos una caminata a lo más alto de la isla para ir en busca de un extraño emplazamiento: la Piedra del llanto, del Sitio, el Socorro o piedra del Cocodrilo. Se llama así porque está trabajada como la piel de este animal, y existen una serie de espirales que hablan de un posible enterramiento nahualt que no ha sido encontrado.
Después, embarcamos de nuevo para descender el río San Juan con destino a El Castillo pero, antes, paramos en una pequeña cueva ubicada en la parte norte de la isla La Venada. Allí son visibles una serie de extraños grabados prehistóricos, concretamente 161 que se esconden en este lugar empujados a guardar su secreto. Y decían los lugareños que se la llamó la Cueva del Duende porque los niños decían que en aquella zona hombrecitos pequeñitos jugaban con ellos.
Desaparecemos por las aguas del lago Nicaragua para adentrarnos hacia el curso del río San Juan. Ciertamente nuestra marcha hacia la conocida ciudad de El Castillo, fue algo menos tranquila que nuestro primer viaje. Pertrechados con pantalones y chaqueta estilo “Capitán Pescanova”, recorrimos los kilómetros que nos separaban desde Solentiname hasta aquella histórica ciudad con una persistente lluvia sobre nuestras cabezas.

En busca del paso entre mares
De vez en cuando las gotas de lluvia -no olvidemos que estamos en un clima tropical-, caían incesantes y acentuadas por la velocidad de nuestra panga. Este río está poblado de historias que pueden llegar a tocarse en sus orillas.
Mientras, la inmensidad de sus verdes orillas, plagadas de animales salvajes, pretenden comerse una historia de simples seres humanos. Desde la época de Cristóbal Colón, se persiguió esta ruta como un gran descubrimiento, pensando que se estaba entre Malasia y Sumatra “buscando la otra parte del equinoccial”. Primero Fernando El Católico y después Carlos I, ordenaron siete expediciones frustradas para encontrar si era cierto aquel mapa revelado por Moctezuma a Hernán Cortés, en el que existía un paso entre mares. Más tarde, después de visto que a través de ese río se podía llegar hasta el Atlántico, el tráfico comercial se hizo mucho mayor a través de barcos de vapor. Tuvimos la oportunidad de admirar en las orillas enfangadas y hambrientas por olvidar el paso de los hombres, restos de alguno de ellos. Además, durante mucho tiempo, se barajó la opción de hacer de este río el paso entre mares. Esa idea se desechó a favor del conocido Canal de Panamá, pero últimamente parece volver a tomar fuerza por la posibilidad de ser mayor el número de barcos.
Nuestro trayecto en aquella partición entre la selva, estaba casi desierto de no ser por algunas pequeñas aldeas, a las cuales sólo se puede acceder en barca ya que no existen carreteras que te puedan llevar de poblado a poblado. Finalmente, y después de sobrepasar, unos rápidos, nos encontramos en la encantadora ciudad de El Castillo.

Ciudad de leyenda
Entre el bullicio creado por la llegada de personas nuevas a la pequeña población, desembarcamos hacia la seña de identidad del río San Juan, el Castillo de la Inmaculada Concepción. Una construcción que data de 1675. Fue erigida por los españoles para detener las incursiones desde el mar de piratas tan conocidos como Drake o Henry Morgan. Un lugar, ciertamente privilegiado, ya que quién controlara la fortaleza, vigilaría el paso de un lado del mar al otro. Y aunque todo esto pueda parecer mera anécdota, encontramos ruedas de tren oxidadas alrededor de la fortaleza, que según nos contaron, durante una época, en la “fiebre del oro”, existió una pequeña vía que ayudaba al transporte.
Hablamos de una encantadora ciudad llena de colorido, y de un bullicio silencioso. Las calles estaban repletas de niños jugando, personas paseando tranquilamente, pequeñitas tiendas de artículos de primera necesidad, un par o tres de restaurantes y una extraña sensación de tranquilidad que empapaba este pequeño pueblo de estrechas y empinadas calles. Hay pequeños parques que desafían el poco espacio que existe entre el río y la selva, así como se disfruta de una vida tranquila cerca del paraíso.

A por los cocodrilos
Por la noche iba a vivir una experiencia irrepetible, única. Manuel, nuestro “caza cocodrilos” nos guiaría de noche a través del río para conocer su fauna y, en especial, los cocodrilos. Manuel es uno de los pocos nicacagüenses que, llevado por su amor a la Naturaleza, se dedica a preservar la fauna del río San Juan.
Durante su espera, distinguimos con gran curiosidad, como alguno de esos cocodrilos que debíamos ver en las oscuras orillas del margen izquierdo, levantaban su cabeza al lado de nuestro hotel. El mismo Manuel, nos comentó que equivocadamente la gente les da de comer, pensando así que al no tener hambre, no atacarán a los hombres o el ganado que pueda pastar cerca del río. Lógicamente, lo que hacen es malacostumbrarlos a acercarse al hombre y no temerle.
Partimos rumbo a la orilla contraria. Con una destreza digna de un marinero de agua salada, el piloto nos llevó a través de los rápidos para recalar en el otro lado. Entre tortugas candado, dos caimanes y miles de mosquitos, la apacible aventura que recorre este lugar de Centroamérica, nos lleva de vuelta a tomar de regreso y desde San Carlos, de nuevo esa avioneta, que, esta vez y de regreso, se me hace hasta amigable.
GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

Para la elaboración de este reportaje empleamos la nueva Business Plus de Iberia. Esta compañía cubre la línea Madrid - San José de Costa Rica diariamente en código compartido con la compañía aérea TACA que nos ofrece conexiones con otros destinos centroamericanos como Managua (Nicaragua) y San Pedro Sula (Honduras), entre otros. Los vuelos, de poco más de diez horas de duración, están operados por aviones Airbus A340. Los usuarios de la nueva Bussiness plus disponen de mostradores exclusivos para el embarque que permiten evitar tediosas colas y esperas. También tendremos acceso  a confortables salas VIP con acceso gratuito a Internet y servicio de bar y aperitivos.
Ya en cabina, las butacas ergonómicas con doble almohadilla lumbar facilitan el reposo de la columna y disponen de una función optativa de masaje. A la variada opción de ocio a bordo cabe destacar, también, los menús diseñados por Sergi Arola, una muestra inequívoca de la cocina española que incorpora influencias gastronómicas de los diferentes países latinoamericanos para los vuelos de regreso. Todo esto hace que el Jet Lag sea historia. Más información en www.iberia.es

Requisitos de Entrada

Información útil
Necesario pasaporte con vigor de al menos 6 meses. No es necesario el visado para visitas menores de 90 días, se tendrá que pagar 5 USD a la entrada y 32 USD a la salida.
La temporada de huracanes en el Atlántico comienza oficialmente el 1 de junio y termina el 30 de noviembre pero el período más problemático tiene lugar entre los meses de agosto y octubre.

Qué ver
Museo en la isla Elvis Chavarria (San Fernando)en el archipiélago de Solentiname, donde la fauna y flora están explicados y sobre todo por el trabajo humano realizado.
Cueva del Duende en la Isla La Venada, en la época de aguas bajas, ya que puede estar inundada. Pero merece la pena visitar el lugar donde el arte náhuatl está esculpido en la piedra.
El castillo en la ciudad del mismo nombre, es la visita imprescindible para conocer la convulsa historia militar y de piratas por tener el control del paso entre los dos mares, Atlántico y Pacífico.

Dónde dormir

Hotel Mancarrón
Ubicado en la Isla Mancarrón con habitaciones con baño privado con la comida incluida.
Telf.: + 505 2733715 hmancarrun@ibw.com.ni

Albergue Solentiname
Tiene 8 habitaciones que se reparten en colectivas o individuales y se incluye desayuno, almuerzo y cena.
Telf.:+506 3774229
Hotel Victoria
Hotel con nueve habitaciones con baño privado, agua caliente, aire acondicionado y televisión por cable. Más 3 habitaciones con baño compartido. Y servicio de menú a la carta o menú del día. Situado del muelle 300 metros sureste calle principal.
Telf.: +505 5830188
mail:hotelvictoria01@yahoo.es

Dónde comer

En el archipiélago, en los albergues y hoteles donde se hospeden se puede comer ricos platos típicos de la zona.
Y, en El Castillo recomendamos el restaurante El Cofalito, contiguo al muelle municipal. Donde camarones y otras especialidades se hacen de forma tradicional.

Más información

Más información
http://cata.visitcentroamerica.com/
http://www.visitcentroamerica.com


Ver mapa más grande

Este reportaje ha sido leído por 5953 personas.

Si te ha gustado compártelo entre tus amig@s:


COMENTARIOS

No hay comentarios sobre este reportaje.
Se el primero en añadir el tuyo, tu opinión es importante.

DEJA TU COMENTARIO
Escribe tu nombre.Se ha superado el número máximo de caracteres.
Escribe tu mail.Se ha superado el número máximo de caracteres.Formato no válido.

Se necesita un valor.

Escribe esta clave 70nzAT37 para enviar tu opinión: Escribe la clave.No se cumple el mínimo de caracteres requerido.Se ha superado el número máximo de caracteres.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono.

Portada | Blog de viajes | Aviso legal | Acerca de | Contacto | Política de privacidad | Xcriptum Producciones A2 S.L - 08222 TERRASSA (BARCELONA) | Usuarios online
Disminuir tamaño Aumentar tamaño