Un viaje es como el matrimonio. Uno se equivoca si piensa que tiene todo controlado. John Steinbeck
Falta
Grandes destinos / Perú
La selva de los espejos
Crucero por la Amazonía peruana

En 1982, se estableció al noroeste del Perú, en la confluencia de los ríos Marañón y Ucayali, la Reserva Nacional Pacaya-Samiria. La idea era conservar los recursos de flora y fauna amazónicas. Aprovechando su reciente elección como parte de una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo, nos hemos decidido a explorarla. Esta es la crónica de nuestro viaje.

Texto y fotos: Josep Guijarro


  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
  • full Paissubtitulo
     

Enero 2012 0 Comentarios

Imprimir Enviar a un amigo Estadísticas Aumentar/disminuir tamaño fuente Traducir Votar Convertir en Word Comentar Compartir en Facebook Compartir en Twitter Google Plus RSS

Nunc
a me habían confundido con un delfín hasta mi viaje a la selva amazónica. De acuerdo a las supersticiones locales, los hombres de tez blanca -y la mía lo es- son delfines que salen del agua para llevarse a las mujeres de las aldeas.
Las gentes que viven en la selva creen en los espíritus, en la magia y los chamanes, con los años han perpetuado leyendas que a nosotros nos sonrojan hoy, a la luz de la ciencia, pero que son incuestionables para la comunidad.
La Amazonía es una vasta extensión que engloba nueve países y, desde el pasado mes de noviembre, es una de las nuevas Siete Maravillas Naturales del Mundo por votación popular (www.new7wonders.com). Para promover su candidatura en Perú, donde nace el río más grande del mundo, la compañía Iberia bautizó a uno de sus aviones con el nombre de Río Amazonas e invitó a un reducido número de periodistas -entre los que tuve el privilegio de incluirme- a explorar una pequeña parte de este vergel en un apacible crucero de cuatro días.

La selva de los espejos
La aventura se inició en Iquitos, una ciudad a la que sólo se puede llegar en avión o a través del río y que vivió su momento dorado a principios del siglo XX gracias al caucho. Originalmente se extendía al borde del Amazonas pero, en los últimos veinte años, el curso del río cambió para dejar en su lugar al Itaya, un afluente menor, tranquilo y apacible que puedo contemplar desde el malecón de Tarapacá.
Aquí no hay carreteras, las mercancías y las personas se mueven a través de las aguas... donde nace el Amazonas. Desde el aeropuerto, lugar en el que los taxistas se sortean a los turistas rodeándolos voz en grito, tomo la única carretera que me conecta con Nauta, a hora y media de aquí. Esta localidad fundada en 1830 por el cacique Manuel Pacaya alberga 25.000 almas y pertenece al departamento de Loreto. Quedan pocos días para la votación y las plazas están llenas de pancartas que tratan de movilizar a los ciudadanos para que voten por la Amazonía. En el modesto puerto, por llamarlo de algún modo, se halla atracado el que será mi hotel flotante para los próximos cuatro días: el Aqua, una lujosa embarcación de cerca de 40 metros de eslora, provista de todas las comodidades, que hará más fácil mi incursión en la Reserva Nacional Pacaya Samiria, espectacular no sólo por su riqueza paisajística, sino también por su biodiversidad y por las culturas nativas que viven en ella. Dos millones de hectáreas, la más extensa del país, que constituyen un hábitat virgen protegido para multitud de especies y sólo accesible a través de agencias de viaje.

Pueblo de pescadores
La primera parada es para almorzar en las proximidades de San Jorge, una pequeña aldea donde seré recibido por nativos cocama, una etnia propia del Bajo Marañón que se ha especializado en la pesca, ya sea individual o colectiva. Por eso, en sus mitos, se resalta la figura del héroe Ini Yara (literalmente “nuestro dueño”) quien recorre los ríos y lagunas en una canoa como un gran pescador de grandes animales acuáticos; es el caso del paiche (uno de los peces de mayor tamaño del mundo) o el manatí, actualmente en peligro de extinción.
Allí tendré el privilegio de escuchar su lengua, derivada del tupí-guaraní, que también está amenazada con desaparecer. Se calcula que sólo dos mil de los quince mil cocamas son capaces de hablarlo. Asimismo tendré oportunidad de bailar con los nativos y de ser confundido con un delfín, como expliqué al principio.
Y es que los lagos de este paradisíaco entorno están poblados de delfines rosados, una especie que ha logrado sobrevivir por culpa de la superstición. Los nativos creen que este animal trae mala suerte y no lo comen porque piensan que hace mucho tiempo atrás fueron humanos y pueden retornar a serlo cuando lo deseen.
Es fácil verlos en las lagunas pero, mucho más complicado resulta obtener una buena fotografía puesto que cuando bufa su espiráculo apenas tienes unos segundos para inmortalizar como emergen estas criaturas del agua.
Más fácil resultó obtener imágenes de los niños de la aldea que salieron, cual legión, a curiosear a los recién llegados. A las afueras del pueblo, en uno de los meandros del río Marañón, han erigido un puesto de artesanías para los turistas que, dos veces en semana, se dejan caer por estas latitudes.
Y es que la selva les aprovisiona de casi todo. Aquí no hay “lujos” a los que tan acostumbrados estamos en occidente. El dinero sirve para comprar la gasolina para el ruidoso motor de dos tiempos de su ebarcación, al que llaman “peke peke” y, también, para la sal.
Durante la época seca -me cuenta Daniel, el guía de Aqua Expeditions que nació en esta selva inundable- hay que aprovisionarse de alimentos para cuando lleguen las lluvias y la sal juega un papel muy importante para la conservación”. El caudal sube de promedio ocho metros de altura y modifica el entorno. Ya no es posible la recolección, los mamíferos emigran y los loros y guacamayos anidan en la copa de los árboles.
Con las últimas luces del día retornamos al Aqua. Las aguas se tornan espejos que reflejan la vegetación y el cielo, salpicado de nubes, nos regala un firmamento del azul al rojo. Aparecen los voraces mosquitos y la selva se vuelve sonora. Sí, porque este despliegue de belleza es anunciado con potentes graznidos durante el atardecer, tiempo en que las aves retornan a sus dormideros en los aguajales, en el reino de las sombras aullan los monos, el chapoteo de algún pez... Sólo cuando el esquife se pone en movimiento, el motor acalla estos ruidos que invitan al miedo, al recelo, a la desconfianza.

El río de la vida y la muerte
No es extraño que, cuando un niño cumple los 12 años su padre le invite a pasar una noche en la selva para convertirse en hombre. Que se enfrente al miedo, a los peligros, a la amenaza constante. Los tiempos en este entorno tan hostil para los seres humanos son muy distintos a los de la ciudad. “A los tres años un niño ya sabe nadar -me explica Daniel- A los séis sale a la selva con su padre. A los diez vonstruye su propia canoa con un tronco y aprende a pescar, se convierte en un ser independiente. Así es como a los 13 o 14 años está preparado para contraer matrimonio.”
Y, mientras le escucho, vienen a mi memoria la imagen de muchas “niñas” que sostenían bebes en sus brazos; no eran sus hermanos... sino sus hijos. Una mujer tenía de promedio catorce hijos en la Amazonía peruana aunque, en los últimos veinte años ha bajado a séis. Muchos de estos bebes mueren en los dos primeros años de edad porque beben agua del río que tiene variedad de parásitos, de bacterias, incluso de amebas. El río da vida... pero también acecha con la muerte. Sólo viven los más fuertes, los que desarrollan los anticuerpos.

Explorando la Reserva Pacaya Samiria
El Aqua navegó durante la noche por el río Ucayali, penetró en uno de sus afluentes, el Puinahua y amanecí frente a Bretaña, una localidad fundada por un británico cauchero en el siglo XVIII que alberga tres mil personas. Cerca de allí se encuentra la entrada a la Reserva Nacional Pacaya Samiria en cuyos pantanales viven 250 especies de peces, 330 tipos de aves y 13 clases de monos. Al avistamiento de todos estos animales dedicaremos buena parte del día. El primero en dejarse ver es el oso perezoso que tiene ese nombre porque pasa 22 horas durmiendo. Las otras dos las pasa comiendo alcaloides por lo que no es exagerado decir que va borracho todo el día.
Nos sobrevuela el gavilán de ciénaga, avistamos otras aves como el cormorán, la garza real y el shansho, una de las aves más peculiares de la Amazonía que habita en las orillas de los lagos y ríos de “aguas blancas”. Sus poyuelos poseen una suerte de “uñas” en las alas, como los extintos Archaeopteryx (el ave fósil más conocida) para poder subir a las ramas y retornar al nido tras haber saltado al agua.
También consigo ver algunos monos en las ramas de los árboles, murciélagos pegados a los troncos y caimanes en las orillas. Uno de ellos permanece inmóvil y ajeno a nuestra presencia mientras una mariposa se posa en un hocico.
Durante la travesía detectamos cierto revuelo a la altura de un asentamiento provisional. Al enfocar mi teleobjetivo pude ver como dos jóvenes corrían cargando una enorme anaconda que habían capturado. Desembarcamos para verla de cerca fotografiarla. No en vano, la anaconda es la serpiente más grande del mundo, que vive dentro del agua para sobrellevar su peso y que, eventualmente, puede encontrarse en los árboles esperando a su presa. Es constrictora, es decir, liquida a sus víctimas enroscándose alrededor de ellas hasta parar el corazón o romper sus huesos.
Aún impresionados seguimos nuestro recorrido por la reserva avistando guacamayos y pescando pirañas, una actividad para la que no hace falta material deportivo. Basta una simple caña y un buen cebo, para que las temidas pirañas terminen picando. Las pirañas de vientre rojo son las más temidas y conocidas, poseen poderosas mandíbulas llenas de dientes triangulares y filosos, capaces de separar carne y hueso en cuestión de segundos.
Los nativos los usan para construir herramientas y cuchillos. Se alimentan en grupo para devorar anacondas, manatís, caimanes o aves, aunque raramente atacan al hombre... salvo que tengas un corte o herida abierta, porque el olor de la sangre las atrae.

La gran farmacia
Otra experiencia enriquecedora es internarse a pie por la selva. Para prevenir posibles picaduras de arañas o de serpientes, me calzo unas botas de agua y me embadurno de repelente contra los voraces mosquitos. Con la ayuda de un nativo caminaremos por una “trocha” (un sendero abierto a machetazos) hasta la aldea de Magdalena para ver la vida de las comunidades nativas.
La selva es una gran farmacia. El camino nos muestra cantidad de especies vegetales con propiedades curativas; la hoja de Santa María se utiliza, por ejemplo, contra la fiebre, unas hormigas hacen de repelente natural contra los mosquitos, la sabia de un árbol se emplea como antiséptico y la soga del muerto, una liana conocida como Ayahuasca, es un poderoso alucinógeno que nos pone en contacto con el más allá.
En los últimos años numerosos turistas occidentales frecuentan tanto la Amazonía peruana como la brasileña en busca de chamanes que les orienten en su ingesta. En realidad, se trata de la cocción de un preparado con diversas plantas cuya base es esta liana enteogénica. Después de tomar la bebida sagrada, la ayahuasca tiene una acción profunda en el cuerpo, en la mente y las emociones lo que nos permite confrontar nuestros miedos más profundos, revitalizar energías vitales y despertar un mayor nivel de conciencia. Por eso es frecuente encontrar testimonios de personas que han desarrollado experiencias místicas o han cambiado su vida.

Belén, la interfase a la “civilización”
Al llegar a Magdalena nos dirigimos a la escuela. Nos sentamos en unos modestos pupitres mientras los niños enternecen nuestro corazón dándonos los buenos días frente a la pizarra.
La vida en la reserva es tan humilde y sencilla como dura, y los sueños de sus nativos pasan por “escapar” del “infierno” verde rumbo a Iquitos, un paso que a menudo resulta traumático.
El intemedio entre la selva y la civilización es el populoso barrio de Belén, cuya visita no te dejará indiferente. Hacinados en cabañas flotantes malviven miles de personas entre suciedad y excrementos. El barrio se desarrolló con el boom de petróleo que generó una importante oferta de trabajo. Durante la época de lluvias el nivel de las aguas llegan hasta el nivel de la plazuela principal, inundando por completo toda la zona baja, lo que hace que las construcciones de eleven según suba o baje el nivel del río. Como no hay luz eléctrica, la comunidad ha instalado unos altavoces que dan sonido a este interfase. Uno no sabe si es mejor la humildad de la selva o la miseria de la ciudad. Y pienso que los que tienen algo quieren pensar que lo más importante en el mundo es el amor. Ahora sé que los pobres saben que es el dinero.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

Para llegar a la Amazonía peruana empleamos el A340 de Iberia bautizado como Río Amazonas que sale de Madrid hasta con once frecuencias semanales con horarios que permiten conectar prácticamente con todos los destinos de Iberia en España y el resto de Europa desde 766 euros
Este avión cuenta con la recién remodelada Business Plus, con 220 cm. de espacio personal y butacas que se convierten en camas totalmente horizontales.
Los usuarios de la Businness Plus disponen también de mostradores exclusivos para el embarque que permiten evitar colas y tendremos acceso a las confortables salas VIP con acceso gratuito a internet y servicio de bar, aperitivos, comida o camas (en el caso de la sala Velazquez de Barajas).
Más información: www.iberia.com

Desde Lima puedes volar a Iquitos mediante la compañía LAN Perú ya que la ciudad sólo es accesible por vía aérea o fluvial.
Infórmate en www.lan.com

Requisitos de Entrada

Los ciudadanos españoles no necesitan visado para entrar en el Perú, basta con estar en posesión del Pasaporte en vigor. A la salida del país (en ocasiones está incluido en la tarifa aérea) se paga un impuesto de 27 euros.
www.consuladoperumadrid.org/requisitosvisados.htm

Precauciones sanitarias: Para la visita a la selva peruana es recomendable vacunarse contra la fiebre amarilla y la malaria.

Moneda: La moneda oficial es el Sol peruano que cotiza 3,6143 por cada euro.

Dónde dormir

Una alternativa al crucero fluvial es alojarse en el Pacaya Samiria Amazon Lodge que ofrece una experiencia memorable en el único albergue dentro de la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional, a sólo 120km. al suroeste de la ciudad de Iquitos en Loreto. Sus ocho confortables cabañas, han sido diseñadas y construidas, según la arquitectura local.
Los precios incluyen estancias desde 3 a 6 noches con el traslado desde Iquitos y el embarque en Nauta (a 30 minutos) hasta el lodge. Más información en:
http://www.hatuchayhotelsperu.com/pacaya-samiria/

Crucero fluvial
El MV Aqua es un crucero de lujo, dotado de una docena de suites de algo más de 22 metros cuadrados cada una, equipadas con aire acondicionado y decoradas cuidadosamente hasta el último detalle, todas cuentan con una increíble vista del paisaje, pero en especial 4 de ellas, las Master Suites, cuentan con una fabulosa vista de 180 grados.
Existen paquetes de 3, 4 y 7 noches que permiten explorar parte de la selva amazónica del Perú, y las cuencas del río Ucayali y Marañón para conocer la vida silvestre.
http://sp.aquaexpeditions.com/

Más información

Promperú
Comisión de Promoción del Perú
para la Exportación y el Turismo.
www.promperu.gob.pe


Ver mapa más grande

Este reportaje ha sido leído por 14691 personas.

Si te ha gustado compártelo entre tus amig@s:


COMENTARIOS

No hay comentarios sobre este reportaje.
Se el primero en añadir el tuyo, tu opinión es importante.

DEJA TU COMENTARIO
Escribe tu nombre.Se ha superado el número máximo de caracteres.
Escribe tu mail.Se ha superado el número máximo de caracteres.Formato no válido.

Se necesita un valor.

Escribe esta clave gvh12OyA para enviar tu opinión: Escribe la clave.No se cumple el mínimo de caracteres requerido.Se ha superado el número máximo de caracteres.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tono.

Portada | Blog de viajes | Aviso legal | Acerca de | Contacto | Política de privacidad | Xcriptum Producciones A2 S.L - 08222 TERRASSA (BARCELONA) | Usuarios online
Disminuir tamaño Aumentar tamaño